lunes, 24 de abril de 2017

LAS PLANTAS ARVENSES

El pasado día 3 de abril, los alumnos de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato que cursamos Biología y Geología, nos fuimos de visita al Centro de Investigaciones y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) situado en Montañana. Una vez allí recibimos varias charlas. Una de ellas fue impartida por la investigadora Alicia Cirujeda y trató sobre la malherbología, la cual nos sirvió para aprender numerosas cosas sobre esta ciencia, ya que la mayoría de nosotros no sabíamos lo que era.


La malherbología es una ciencia dedicada al estudio y control de las malezas o malas hierbas, cuyo objetivo consiste en la protección de los cultivos. Desde el punto de vista agronómico, las malas hierbas se pueden definir como aquellas plantas que crecen en un momento y en un lugar que no nos conviene. Algunos ejemplos que Alicia nos nombró son la avena loca (planta muy alta y que compite mucho), los cachurros (en jardines), las capitanas, los bledos , la verdolaga y el ababol.


Este tipo de plantas poseen varias características. La primera de ellas es que se reproducen mucho, ya sea mediante semillas o subterráneamente con otro tipo de órganos, como pueden ser los bulbos. Otra de sus características es que poseen unas semillas de tamaño muy pequeño, ya que prefieren gastar su energía en hacer muchas semillas pequeñas, que no muchas y grandes. Además, no todas semillas germinan a la vez. Estas plantas poseen un periodo de dormición, que les ayuda a regular la cantidad de semillas que germinan en cada periodo. Un ejemplo de planta que cumple esta última característica es el ababol, que tiene un periodo de dormición muy concreto. Por último, estas hierbas están muy adaptadas a las perturbaciones (fuego, pastoreo, pisoteo de los animales, laboreo, siega y herbicidas).

Algunos ejemplos. La avena loca se adapta al laboreo, mientras que el bromo no está adaptado a esta técnica. La bolsa de pastor es muy rápida y está adaptada a la siega, al igual que el diente de león.


También nos hablaron de los métodos de control existentes para controlar el crecimiento de estas hierbas. En relación a esto, Alicia nos comentó que los herbicidas sólo son una pequeña parte de los medios que pueden controlar el desarrollo de estas.


Aunque no lo parezca, las malas hierbas también poseen efectos positivos, como es en el caso de aquellas plantas que sirven como alimento de algunos insectos beneficiosos que se alimentan de otros hasta que llegan a convertirse en plaga. Tal es el caso del azulejo, que sirve para que familias de insectos se coman su polen y néctar, alimentándose así de ellas. Otro de los efectos positivos que poseen es que sirven como medio para disminuir la erosión en los campos.



Después de recibir la charla por parte de Alicia, pasamos a ver el jardín botánico del CITA, en el que hay más de 40 especies de plantas, entre las que podemos encontrar las malas hierbas citadas anteriormente. 


Una vez allí, Alicia nos fue explicando las características de algunas de las plantas más comunes.


En mi opinión, me ha parecido una visita muy amena y muy interesante, ya que no conocía nada sobre el tema de la malherbología, por lo que me ha servido para aprender sobre ellas.

Noelia Sánchez (1º Bachillerato)

No hay comentarios:

Publicar un comentario